There was an error in this gadget

March 28, 2012

(L)

Y tan solo, espero el día. El día que cenaré con el. El día que no pierda la esperanza de que ocurra algo junto a el. Siempre he dicho y diré: tranquila; pero ahora estoy contenta y confiada de que puede que pase algo.
No se lo que puede pasar, nunca he sabido y sabré el futuro. Pero ahora estoy convencida de que eso ocurrirá.
Quiero algo con el. algo nuevo, algo emocionante. Quiero que me quiera, que me consienta y me mime.

March 24, 2012

El dolor de una persona

Siempre le busco un lado positivo y negativo a las cosas, pero esta vez con este rencor que tengo encima no puedo buscar cosas positivas. Me hundo en mi misma ya que la presión, el esfuerzo y la humillación me supera.
Cada vez que hago algo con relación al tema, me siento satisfecha pero llega el momento final y lo que consigo son lagrimas y más lagrimas.
Hablo con el y me siento tranquila, me comprende y con ello me supero día a día... No siempre estará ahí por eso debo aprender de él, de lo que consigue conmigo para sentirme mejor.
Me abraza y me hace sentir bien entre sus brazos. Las bajonas es un tema que debo superar y debo de esforzarme día a día con total de no llegar al 100 %
Por eso cambiaré de vida, me esforzare todos los minutos de cada hora. No me rendiré para nada y no conseguiré que me convenzan de volver hacer algo que quiero y que después no obtendré resultado ni recompensa.

March 10, 2012

Tu.

Y tú te empiezas a reír, también la otra persona. Y os reís aún más. Y os miráis y os parece que todo está diseñado para haceros reír, y entonces te ríes, te ríes sin cesar, y da la impresión de que el destino está de tu parte, sí, que vale la pena reír sin parar. Porque pasas un momento de ésos en los que, de verdad, la barriga se tensa y te duele de lo mucho que te has reído.En los que empiezas a soltar esas pequeñas lágrimas de risa, que hacen que el otro se ría más por la cara que pones, y que tú al ver al otro, te rías y no pares de reír, pidiendo que pare, que te falta el oxígeno. En esos instantes que no hay nada más hermoso que esa risotada, te olvidas de todo lo que te ha salido mal y te sientes de verdad recoinciliado con el mundo. Y entonces dejas de reírte, sueltas alguna que otra risita nervioso, pero después te sientes casi satisfecho y exhalas un largo suspiro, como de alivio. Pues bien, eso es vivir, partirse de risa con una persona a la que quieres y te hace sentir querida. Para darse cuenta de que… aunque muchas veces las cosas puedan salir mal, siempre va a ocurrir algo que te haga soltar una carcajada a pleno pulmón.